COVID19: Moratoria en las hipotecas para prestatarios económicamente vulnerables

COVID19: Moratoria en las hipotecas para prestatarios económicamente vulnerables

Hoy os hablaremos del COVID19 y la moratoria en las hipotecas para prestatarios económicamente vulnerables.

Como ya conocéis, una de las medidas aprobadas en el Decreto-ley 8/2020 (Descrito desde el articulo 7 al artículo 16) promulgado por el Consejo de Ministros y publicado en el Boletín Oficial del Estado de 18 de marzo de 2020, está dirigida a prestatarios económicamente vulnerables que a raíz del Coronavirus no pueden hacer frente al pago de su hipoteca de su residencia principal.

A continuación, se explica detalladamente esta medida.

¿Qué se considera como económicamente vulnerables?

Descritas en el artículo 9, decreto-ley 8/2020:

  1. El deudor hipotecario pase a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas. (Debe ser al menos el 40%).
  2. Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria. Se tiene en cuenta hijos o personas mayores de 65 dentro de la unidad familiar, si algún miembro de la familia tiene declarada más del 33% de discapacidad o enfermedades.
  3. Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35 por cien de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.
  4. Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda, es decir, cuando la carga de la hipoteca sobre el ingreso familiar se ha multiplicado por al menos 1.3 veces.

IMPORTANTE: Todos los requisitos descritos,  deben cumplirse para ser elegible para la moratoria.

¿Cómo se solicita?

La acreditación necesaria se encuentra descrita en el artículo 11, decreto-ley 8/2020. Se solicita un feriado de pago de la hipoteca para su residencia principal hasta 15 días después de la expiración del Real Decreto-ley (la duración actual es de un mes, pero el gobierno puede decidir extenderla).

  1. En caso de situación legal de desempleo, mediante certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo.
  2. En caso de cese de actividad de los trabajadores por cuenta propia, mediante certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.
  3. Datos del núcleo familiar que habita en la vivienda: Libro de familia o documento acreditativo de pareja de hecho, Certificado de empadronamiento relativo a las personas empadronadas en la vivienda, Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.
  4. Titularidad de los bienes: Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar, Escrituras de compraventa de la vivienda y de concesión del préstamo con garantía hipotecaria.
  5. Declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos para considerarse sin recursos económicos suficientes según este real decreto-ley.

Una vez solicitado con esta documentación, la entidad acreedora debe responder en un plazo máximo de 15 días.

¿Cuál es la ayuda, en caso de obtenerla?

Descrito en el artículo 14 y 15 decreto-ley 8/2020. Durante el periodo de vigencia de la moratoria, el banco no podrá exigir el pago de la cuota hipotecaria, ni de ninguno de los conceptos que la integran (amortización del capital o pago de intereses), ni íntegramente, ni en un porcentaje. Tampoco devengarán intereses.

Consecuencias de la aplicación indebida de esta medida

El deudor que se hubiese beneficiado de las medidas de moratoria sin reunir los requisitos previstos en la norma, será responsable de los daños y perjuicios que se hayan podido producir, así como de todos los gastos generados por la aplicación de estas medidas.

El importe de los daños, perjuicios y gastos no será inferior al beneficio indebidamente obtenido por el deudor por la aplicación de la norma.

También incurrirá en responsabilidad el deudor que, voluntaria y deliberadamente, busque situarse o mantenerse en los supuestos de vulnerabilidad económica con la finalidad de obtener la aplicación de estas medidas.

Fuentes:

Bankia, Bankinter, BOE

Otras noticias relacionadas:

Medidas económicas ante el coronavirus para empresas y autónomos

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies