Cómo disolver una sociedad

Cómo disolver una sociedad

A veces cuando iniciamos un negocio no sale como esperábamos y por ello conocer cómo disolver una sociedad nos puede dar una idea de los pasos a seguir.

Antes de pensar si disolver la empresa podemos simplemente dejarla inactiva, pero a pesar de que dicha compañía no esté operando debemos tener en cuenta de que aún obligaciones fiscales, pero si en un futuro queremos darle una segunda oportunidad podemos reactivarla sin problemas.

En cambio, si disolvemos la sociedad, no hay marcha atrás por lo que si queremos volver a reabrirla sería imposible hacerlo con esa misma sociedad.

Si te has decidido a disolverla, te contamos el procedimiento.

DISOLUCIÓN

Las empresas pueden solicitar la disolución por diversas causas especificadas en el Artículo 363 del BOE. Estas son:

  1. Por el cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social. En particular, se entenderá que se ha producido el cese tras un período de inactividad superior a un año.
  2. Por la conclusión de la empresa que constituya su objeto.
  3. Por la imposibilidad manifiesta de conseguir el fin social.
  4. Por la paralización de los órganos sociales.
  5. Por pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso.
  6. Por reducción del capital social por debajo del mínimo legal, que no sea consecuencia del cumplimiento de una ley.
  7. Porque el valor nominal de las participaciones sociales sin voto o de las acciones sin voto excediera de la mitad del capital social desembolsado y no se restableciera la proporción en el plazo de dos años.
  8. Por cualquier otra causa establecida en los estatutos.

En resumen, podemos liquidar nuestra sociedad si está inactiva, si la finalidad para la que se creó ya no se cumple o finalizó, o si hay pérdidas importantes.

Una vez se aclare la circunstancia que permita la disolución, la Junta General será quien la acuerde.

Este acuerdo de disolver la compañía debe presentarse e inscribirse en el Registro Mercantil. En este momento del proceso, todavía podría reactivarse la sociedad si el motivo hubiera desaparecido, si el patrimonio contable no es inferior al capital social y siempre que no haya comenzado el pago de cuota de liquidación a los socios.

LIQUIDACIÓN 

En este paso hay que realizar todo lo necesario para convertir los activos de la sociedad en dinero con el que hacer frente al pago de las deudas.

En esta fase los administradores se convierten en liquidadores, si no hay otras personas ya designadas, para que este proceso se lleve a cabo sin percances.

Cuando se hayan realizado todas las operaciones correspondientes de liquidación, se elaborará un Balance de Liquidación Final, ahí especificaremos el activo de la sociedad.

Este documento tendrá que ser aprobado por la Junta General, una vez liquidadas las deudas debemos abonar surgirán las Cuotas de liquidación a abonar a cada socio, en proporción a su participación en el capital social.

EXTINCIÓN

La última fase para cerrar definitivamente una empresa sería la extinción. Se dejará constancia en la escritura pública todo lo comentado anteriormente que se inscribirá en el Registro Mercantil Provincial correspondiente.

Desde ese momento, no se podrá proceder a realizar movimiento alguno puesto que ya ha quedado extinguida la sociedad.

¿QUÉ IMPUESTOS SE PAGAN PARA DISOLVER UNA SOCIEDAD?

  • Impuesto sobre Sociedades: si los socios reciben bienes no dinerarios, se deberá valorar esto a precio de mercado y compararlo con su valor contable. La diferencia debe integrarse en la base imponible del impuesto.
  • IVA: este Impuesto sobre el Valor Añadido afectará a las entregas de bienes y aportaciones que no sean de naturaleza dineraria efectuadas a favor de los socios a las sociedades.
  • IRPF: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas también se debe tener en cuenta ya que el socio tendrá una ganancia o pérdida patrimonial.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos: los socios deben pagar el 1% de los bienes y derechos tributando como Operación Societaria.

EN RESUMEN

  1. Debemos estar libre de deudas para con la Administración.
  2. Estar al corriente de pago a acreedores, luz, agua, …
  3. Repartir los bienes: antes de liquidar la empresa, se deben repartir todos los bienes de esta entre los propietarios.
  4. Presentar la disolución ante un notario: para realizar el proceso de liquidación, se tendrá que presentar ante un notario que firme y constate todo en papel. El precio de este proceso suele ser de aproximadamente 200 €.
  5. En el plazo máximo de un mes después de la inscripción de la extinción de la sociedad, hay que dar de baja la entidad del Censo de Empresariosmediante la cumplimentación del Modelo 036 y darse de baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas, modelo 840.
  6. Dar de baja a los trabajadores y cerrar el centro de trabajo.

Si necesitas ayuda en el proceso de la liquidación de tu empresa, no dudes en llamar y pedir cita sin compromiso.

Contamos con asesores de empresas profesionales con una amplia experiencia. Ellos saben exactamente qué tipo de trámites son necesarios en la liquidación o constitución de sociedades.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies